“Tesis Doctoral del Vibráfono” por Rafael Perez Vigo

  • -

“Tesis Doctoral del Vibráfono” por Rafael Perez Vigo

“Geni Barry”

Según comenta Eugeni Barrera Albiach, más conocido como Geni Barry, en la entrevista que se le hizo con motivo de la elaboración de esta tesis el pasado 24 de setiembre de 2015, comenta que el origen del vibráfono que fabricó él mismo estuvo en la gran cantidad de tiempo que tenía que invertir para montar y desmontar el vibráfono que se había comprado previamente. Sus palabras describiendo esta pequeña historia son:

“Mi vibráfono es un modelo de concierto de Yamaha, el “YV 3000”, cuyas láminas son intercambiables con las de un vibráfono “Musser Century”, ya que es el modelo estadounidense que copiaron los japoneses. Es un vibráfono estupendo, ya que es de concierto, pero el inconveniente que tiene es que tiene la arquitectura de madera y unos mecanismos que tardas mucho tiempo en montar y desmontar. Por eso, a finales de 1989, aprovechando mis conocimientos de robótica industrial y automatismos, decidí intentar construir mi propio vibráfono para que fuera un instrumento más robusto y transportable, y dotarle de una sonoridad excelente.

Para conseguir este objetivo comencé quedándome en la fábrica y trabajaba horas extras, en primer lugar, para diseñar todos los planos de cada pieza que tenía utilizar para el futuro vibráfono y, posteriormente, fabricarlo. El material básico que utilicé fue aluminio y acero inoxidable. Los tubos de resonancia los ajusté primero por medidas y después por resonancia real de la nota. Esta es la cuestión principal para obtener un buen sonido en mi opinión. Tardé ocho meses para fabricarlo, pero conseguí que sonase mejor que el vibráfono Yamaha, poniéndoles a los dos las mismas láminas.

Figura 533.- Vibráfono fabricado por Geni Barry

Una vez terminé el vibráfono nuevo, sólo tenía un juego de láminas para poder utilizarlas en los dos vibráfonos que tenía; el Yamaha y el fabricado por mí. Entonces mi amigo Tete Montoliu, a través de una tienda de instrumentos musicales que conocía en Andorra, consiguió que me mandasen un juego de láminas idéntico al que tenía en mi vibráfono Yamaha. Estas láminas tardaron dos meses, desde que las pidió Tete Montoliu y se hizo el prepago para llegar desde Japón a París y, desde París, a Andorra. Entonces, cuando me avisaron que ya las habían recibido, tuve que ir a Andorra declarando mi vibráfono sin láminas en la frontera, recoger las láminas en la tienda, ponerse las al vibráfono, utilizarlas y regresar a España con el vibráfono y sus láminas puestas. Desde entonces, tengo dos vibráfonos diferentes con el mismo modelo de láminas”[1].

[1] Entrevista realizada a Geni Barry el 1-3-2015

Figura 534.- Geni Barry tocando el vibráfono fabricado por él mismo

A continuación, se recoge un artículo escrito por Geni Barry para la revista “Megadrums” en el que hace una descripción de la historia del vibráfono y de cómo fabricó su propio instrumento. También podemos apreciar algunos de los planos que diseñó para poder construir su vibráfono.

Artículo escrito por Geni Barry para la revista “Megadrums”, en 1994, en el que hace una descripción de la historia del vibráfono y de cómo fabricó su propio instrumento (I)

b4

 

Figura 536.- Artículo escrito por Geni Barry para la revista “Megadrums”, en 1994, en el que hace una descripción de la historia del vibráfono y de cómo fabricó su propio instrumento (II)

 

Eugeni Barrera Albiach (“Geni Barry”)

Eugeni Barrera Albiach, más conocido como “Geni Barry” nació en Barcelona el 14 de febrero de 1947, lugar donde sigue residiendo en la actualidad. De Geni Barry se han dicho cosas como: “Geni Barry es un genial vibrafonista catalán, jazzman con todas las de la ley y showman empedernido, acompañante de Tete Montoliu y conocedor en profundidad del lenguaje be-bop”. Según la página web www.genibarry.com: “Geni Barry es el mejor vibrafonista de España y se encuentra entre los mejores intérpretes de este instrumento en Europa”[1]. De lo que no cabe ningún género de duda es que Geni Barry es uno de los mejores vibrafonistas que hay actualmente en España.

Desde muy temprano se familiariza con el jazz, ya que crece respirando swing, be-bop y hard-bop, y actuando con todo tipo de formaciones, junto a los músicos más representativos del jazz internacional, como por ejemplo Tete Montoliu, Albert Bover, Bob Sand, Luigi Trusardi, George Arvanitas, entre otros. Aunque su educación es en gran parte autodidacta, desde el principio se va a ver rodeado de muchos músicos dedicados al jazz que serán verdaderos profesores para él. Estudiará solfeo, armonía y percusión, especializándose en vibráfono. Posteriormente, recibirá clases de vibráfono del profesor de percusión francés Claude Guillot.

Aprenderá distintas formas de armonización y lenguaje jazzístico especialmente de sus maestros, y amigos personales, más influyentes; el pianista Tete Montoliu y el vibrafonista Bobby Hutcherson, aunque Geni Barry opina que está constantemente aprendiendo con los buenos músicos que le acompañan. Geni Barry se ha visto especialmente influido por el “Be-bop”, fruto de su relación con Tete Montoliu, con quien realizó varias giras.

[1] http://genibarry.com/curriculum-geni-barry.pdf, 10-7-2015

b5.1       b5.2       b5.3

Geni Barry ha realizado innumerables actuaciones, como por ejemplo en los siguientes lugares: Palau de la Música, Barcelona; Jazz Cava, Terrassa; Auditori Nacional, Mallorca; Auditori, Vilafranca del Penedés; Auditori, Cervera; Auditori Caixa, Sabadell; Auditori Caja de Madrid, Barcelona; Auditori, Barcelona; TVE 1 Madrid Jazz en España Geni Barry quartet (75 minutos); Sala Clamores, Madrid; Galileo Galilei, Madrid; Bogui Jazz, Madrid; Cova del Drac, Barcelona; Club Good Bait, Santander; Jazz Cava Huchette, Paris (6 días); Club Altxerri Jazz, Donosti; Café España, Valladolid; Angel Blau, Andorra; Sunset Jazz, Girona; Campus Viriato, Universidad de Zamora; La Bilbaína Jazz Club, Bilbao; Distrito Jazz, Bilbao; Palacio de Congresos, Jaca; Teatre Grec, Barcelona; Jamboree, Barcelona; BeL·Luna, Barcelona. Casino de Castellón Universijazz, Castellón; Club Milano Barcelona.

b6.1          b6.2

Por otra parte, su presencia en numerosos festivales ha sido una continua constante, como por ejemplo: Festival Internacional de Jazz de Barcelona; Festival Internacional de Jazz de Terrassa; Festival Internacional de Jazz de Albacete; Festival Internacional de Jazz de Reus (Tarragona); Festival de Jazz de Arenys de Mar (Barcelona); Festival Jazz Memorial Tete en Barcelona; Fertival de Jazz “Homenaje Tete Montoliu” de Andorra; 10º Festival Internacional Big Bands Pertuis en Aix en Provence (Francia); 22º Festival Internacional Jazz de Calvi en Córcega (Francia); Festival Jazz en Figueres (Girona); Festival Jazz en Teruel; Festival Jazzamora en Zamora; Festival les Vinyes en Subirats (Barcelona); Festival Mas i Mas en Barcelona; Festival Jazz Vall D’Uxò en Castellón; Festival Jazz en Belorado (Burgos); Festival Jazz en Aranda de Duero (Burgos); Festival Jazz en Sitges (Barcelona); Festival Jazz en Orihuela (Alicante); Festival de Jazz Internacional Le Havre (París, Francia).

Es especialista en conducir jams y diversas master-class.

Figura 704.- Geni Barry (vibráfono) en una actuación junto al contrabajista Luigi Trussardi

Geni Barry tiene una amplia discografía. Algunos de sus discos son los siguientes:

  • “Snake with surprise”. Sobre este disco se comentan cosas como las siguientes en la página web www.genibarry.com: “es un disco lleno de vitalidad y buen swing que cuenta con todos los elementos de un disco de Jazz. La solidez y buen hacer de Geni Barry quien se ha encargado de la dirección musical, refuerza el carisma de Daniel Cros, que nos descubre una nueva faceta como crooner para brindar juntos una exquisita sesión de Jazz”.

8

Figura 705. – Portada del disco “Snake with Surprise” grabado por Geni Barry (vibráfono) y Daniel Cros

  • “Giant Steep” (1999). Este trabajo fue grabado por Geni Barry Quinteto y Ángel Pereira, y editado por el Taller de Músics de Barcelona.

8

 Figura 706. – Portada del disco “Giant Steep” (1999), grabado por Geni Barry Quinteto y Ángel Pereira

  • “Yes Or No” (2007). Disco grabado por Geni Barry Quinteto y Ángel Pereira, y editado por Blue Moon Inner Jazz (división internacional de Fresh Sound)

10

Figura 707.- Portada del disco “Yes or No” (2007), grabado por Geni Barry Quinteto y Ángel Pereira

  • “I Want to Talk About You” (2007). Disco grabado en directo el 12 de mayo de 2007 en el Jazz Cava Terrassa, en el que Geni Barry (vibráfono) aparece en formación de trío junto a Albert Bover (piano) y Horacio Fumero (contrabajo).

11

Figura 708.- Portada del disco “I Want to Talk About You” (2007), grabado por Geni Barry (vibráfono), Albert Bover (piano) y Horacio Fumero (contrabajo)

  • “I want to talk about you”[1] (2010). Este disco fue grabado por Geni Barry (vibráfono) en formación de trío con Albert Bover (piano) y Horacio Fumero (contrabajo).

12

Figura 709.- Portada del disco “I want to talk about you” (2010), grabado por Albert Bover (piano), Horacio Fumero (contrabajo) y Geni Barry (vibráfono)

 

  • “A Touch of Jazz”, con la participación de José Garber, Xavier Garriga y Geni Barry (vibráfono).

13

Figura 710.- Portada del disco “A Touho of Jazz”, en el Geni Barry toca el vibráfono

  • “Jazz en TV3, Geni Barry Quartet” (2013). Disco que recoge el dúo formado por Geni Barry (vibráfono) y Albert Bover (piano). Filmado y grabado en Jamboree (Barcelona) a finales de 2011, fruto de estrecha colaboración por diversos escenarios, nos ofrecen obras de Mompou, Monk, Shorter y Montoliu. Por otra parte, el disco también tiene grabaciones de “Geni Barry Quartet”, formado por Geni Barry (vibráfono y marimba), Joan Moné (piano), Jordi Gaspar (contrabajo) y David Gómez (batería), tocando temas propios grabados en estudio “Nómada” en verano de 2012 y transmitidos de forma regular en TV3 y TV33.

14

Figura 711.- Disco “Jazz en TV3, Geni Barry Quartet” (2013) que recoge diversas grabaciones de Geni Barry (vibráfono)

  • “TVE 1”. DVD grabado en Madrid por “Geni Barry Quartet”, integrado por Geni Barry (vibráfono), Germán Kucich (piano), Pedro Martín (contrabajo) y Carlos Gonzáles (batería). El DVD recoge diversas actuaciones del grupo durante seis días en la sala “Galileo Galilei” a finales de 1999, y fue presentado por TVE en el año 2000.

15

Figura 712.- Portada e información del DVD grabado en Madrid por “Geni Barry Quartet” (1999)

16

Figura 713.- Geni Barry tocando en la sala Galileo Galilei de Madrid en 1999

De la entrevista que se le hizo el pasado 23 de septiembre de 2015 se desprende el siguiente testimonio:

“Empecé a aficionarme al jazz a través de mi familia; cuando tenía doce o trece años ya escuchaba jazz en mi casa porque solíamos escucharlo en un tocadiscos con discos “78” y “La Voz de América” en onda corta por la radio. Este contexto me servía, como mínimo, para discriminar qué era jazz y qué no lo era. En mis primeros pasos musicales fui autodidacta, de manera que solo tenía unas nociones básicas que compañeros me iban explicando, hasta que, con 29 años, fui a clases particulares un año y medio con un profesor muy importante llamado Luís Pardallans, con quien estudié solfeo, pero a un ritmo muy rápido, ya que en cuatro meses estudié lo que correspondía a dos años. Luís Pardallans era pianista y director de una famosa orquesta de Girona llamada “Orquesta Maravella”. Una vez asentado el solfeo, empecé a estudiar, también con Pardallans, armonía funcional, giros armónicos, transcripciones…

Posteriormente, también estudié armonización y arreglos de combos a través del “Trinity College London”, en el que obtuve el Diploma de Licenciatura con distinción de Honor, sacando la nota más alta en España dentro de mi especialidad (una puntuación de 93 sobre 100). Aunque, sobretodo, he ido aprendiendo distintas formas de armonización y lenguaje jazzístico de los músicos con los que he ido tocando, especialmente del pianista Tete Montoliu y del vibrafonista Bobby Hutcherson.

A los dieciséis años me compré un vibráfono pequeño “Galanty”, y poco a poco me fui comprando vibráfonos cada vez más grandes. Aquel primer vibráfono de origen italiano tenía los tubos de resonancia retorcidos y metidos en el interior de la maleta en la que iba el instrumento, y estaban afinados a un cuarto de onda en vez de a media onda. La primera vez que vi un vibráfono fue a un músico que lo tocaba eventualmente llamado Francesc Burrull. Un poco más tarde, también vi a Lionel Hampton cuando vino a España.

En cuanto a mí predilección por tocar con cuatro mazos o con dos depende del momento. Para hacer solos prefiero tocar con dos y para tocar armonías con cuatro. No obstante, soy anti “técnica Burton”, porque Gary Burton toca unos voicings muy abiertos que le dan una sonoridad muy “acampanada” que no me gusta. Yo, sin embargo, hago unas armonías muy similares a las del pianista Herbie Hancock, es decir, voicings modernos con muchas inversiones y un nivel superior avanzado. Por ejemplo, nunca utilizo la nota tónica como fundamental del acorde al hacer armonías y, por otra parte, me gusta mucho utilizar las tensiones de los acordes, incluso a veces sólo utilizo las tensiones del acorde mientras el contrabajo está tocando la tónica o la dominante y, de ese modo, queda una sonoridad desconocida que me obliga a resolver, de vez en cuando, en un acorde con sus notas reales. En definitiva, me gusta mucho la armonía muy cerrada.

Para tocar solos, sin embargo, prefiero tocar con dos mazos solamente porque Bobby Hutcherson me comentó en una ocasión que es absurdo llevar una mochila tan pesada como son los cuatro mazos cuando quieres correr mucho. Es decir, cuando vas hacer un solo en el que simplemente hay notas seguidas, no vale la pena tener el peso de dos mazos que no utilizas en las manos. La técnica que utilizo para coger los cuatro mazos es la técnica “francesa” o tradicional, que es un poco cruzada, aunque no demasiado.

Me encanta utilizar el motor en el vibráfono, de hecho lo utilizo constantemente y lo ajusto a la velocidad rítmica del tema que vaya a tocar. En este sentido, en el caso de que no corresponda exactamente la velocidad del tema con la velocidad de vibración del motor, lo que hago es ajustarlo a la mitad o el doble. Lo que nunca hago es modificar la velocidad del motor una vez comenzada una pieza, solo lo ajusto al principio.

Reconozco que, en ocasiones, abuso del pedal, pero soy consciente de ello. El motivo es que el vibráfono tiene una personalidad propia debido a su “vibrato” y sí no pulsamos el pedal esta característica no sobresale porque la nota queda frenada. No me gustan los pedales de barra que van de lado a lado, como los que llevan algunos vibráfonos Bergerault. Me gustan los pedales cortos, de unos 30 centímetros, y que no sean basculantes, porque me gusta utilizar el pedal con los dos pies, de manera que cuando estoy tocando en la parte grave del instrumento utilizo el pie derecho para pulsar el pedal, y cuando estoy tocando en los agudos, en la parte derecha del instrumento, utilizo el pie izquierdo. Esta cuestión técnica la utiliza Bobby Hutcherson, junto con otros ejercicios de pre-calentamiento con los mazos. Me gusta utilizar el pedal de una forma muy rítmica.

He utilizado muchas marcas y modelos diferentes de mazos, entre ellas “Deagan” y “Musser”. Lo que sí que me gusta utilizar son mazos largos y de unos nueve milímetros de diámetro, que sean blandas o medio blandas, por eso los mazos duros o muy duros nunca las utilizo. Esta circunstancia hace que juego mucho con articulación de la muñeca, y no con el brazo, arqueando mucho el mazo de manera que el impacto sea bastante fuerte. En definitiva, utilizo mazos blandos pero percuto con mucha fuerza porque tengo unas muñecas poderosas.

Cuando me dio clase el vibrafonista francés Claude Gillot me enseñó a fabricar mazos. Desde entonces me suelo hacer yo mismo los mazos a medida; voy a comprar junco americano y les añado diferentes bolas de goma con diferentes niveles de dureza y bobinado con hilo acrílico de diferentes colores según las durezas.

No me gustan los instrumentos electrónicos que imitan al vibráfono, como por ejemplo el mallet-kat, porque estoy acostumbrado a tocar con pianistas que les gusta el sonido del piano natural, a poder ser de cola, y al sonido del contrabajo más que del bajo eléctrico. Por eso, estoy en contra de los vibráfonos que no tienen tubos de resonancia. No me gusta el sonido que se obtiene con el sistema MIDI K&K de Mike Manieri, y no veo ninguna gracia en imitar a una gaita con los mazos, con respeto a gaitas y gaiteros.

El vibráfono nació con la electricidad, pero el motor le proporciona un “vibrato” que le da una personalidad propia y un sonido característico muy bonito, y no me gusta que se trate de digitalizarlo. Lo mismo ocurre con la sonoridad de un órgano Hammond, que es la seña de identidad de este instrumento, a través del “Leslie” (aparato de altavoces rotativos que produce un vibrato). Aunque prácticamente suenan igual un vibráfono Musser y uno Yamaha, prefiero el sonido del vibráfono Musser.

Un hecho muy importante en mi vida fue una gira que hice por toda Europa, y duró más de 30 días, acompañando al vibrafonista Bobby Hutcherson y al pianista Tete Montoliu. Durante este viaje, Bobby Hutcherson fue en mi profesor de vibráfono. Me enseñó las técnicas del pedal, las técnicas para percutir en el vibráfono, ejercicios de precalentamiento, características de su lenguaje estilístico, sus trucos, etc. Por eso, tengo un lenguaje musical muy parecido al de Hutcherson, del que tengo toda su discografía.

De lo aprendido en todas mis experiencias con numerosos músicos de jazz, escribí un libro llamado “Manual Práctico de Jazz” que fue publicado por la editorial “Mitre”. En este libro hablo de terminología y técnica jazzística. Además, también he escrito diversos artículos sobre jazz y opinión en la “Revista de jazz”, en “Guitarra Actual”, en “Megadrums”, en “Ruta del Jazz”, en “Asociación de Músicos de Jazz”, etc.

De pequeño me gustaba mucho Lionel Hampton, aunque en la actualidad ya no me interesa tanto porque, aunque es un gran músico, no tiene un lenguaje armónico muy desarrollado. Entre los vibrafonistas que más me gustan, actualmente y desde hace años, están Milt Jackson y Bobby Hutcherson. De hecho, el referente de Bobby Hutcherson es Milt Jackson, pero con un lenguaje más moderno. Yo considero que la música que tocan estos dos vibrafonistas es be-bop, pese a que la mayor parte de los músicos digan que Bobby Hutcherson toca hard-bop.

Aunque el lenguaje jazzístico que más me gusta es el be-bop, también toco hard-bop, Jazz Latín y Funky con arreglos propios. De los vibrafonistas actuales, me interesa mucho Steve Nelson, que es un poco más avanzado que Bobby Hutcherson, siguiendo su trayectoria.

En cuanto a mis proyectos, he hecho dúos con Albert Bover (piano) y tríos con Albert Bover y Horacio Fumero (contrabajo de Tete Montoliu). También he tocado en cuartetos con guitarra o piano, contrabajo y batería, quintetos (latín jazz) piano, contrabajo, batería y percusión latina, quinteto de jazz con piano o guitarra, contrabajo, batería y saxo o trompeta, etc. Pero lo que suelo hacer es tocar, casi siempre, con los mismos músicos pero con distintas formaciones porque no me gusta encasillarme en un proyecto único. Por eso, tengo unos seis pianistas, diez bajistas y varios baterías con los que hago diferentes formaciones. Últimamente estoy tocando mucho con un baterista llamado Aldo Cabiglia (acompañante de Tete Montoliu y actual profesor del ESMUC). También me gusta hacer conciertos homenajes dedicados a músicos que me gustan mucho como, por ejemplo, Thelenius Monk, Wayne Shorter, A.C. Jobim, Henry Mancini, etc.

He tocado con los músicos más representativos de la escena de jazz nacional e internacional. Por ejemplo:

  • Pianistas: Tete Montoliu, Georges Arvanitas, Albert Bover, Germán Kucich.
  • Vibrafonistas: Bobby Hutcherson, Claude Gillot.
  • Bajistas: Luigi Trussardi, Horacio Fumero, Miguel Ángel Chastang, Giulia Valle, Tom Waburton, Mario Rossy, Martín Leiton.
  • Bateristas: Peer Viboris, Aldo Cabiglia, Jo Krause, David Xirgu, Julian Vaugan.
  • Percusionistas: Ricardo Hochberger, Nan Mercader, Dani Forcada, Enildo Rasua.
  • Guitarristas: Albert Cubero, Dave Michel, Manolo Bolau, Javier Juanco, Jordi Bonell.
  • Organistas: Benjamín León, Lluis Coloma, Phil Wikilson.
  • Trompetistas: Raynald Colom, Josep Mª Farrás, Mathew Simon, Juan de Diego, David Pastor.
  • Saxofonistas: Ricard Roda, Bob Sands, Alfons Carrascosa, Bobby Stern, Juan Chamorro, Dave Pibus, Victor de Diego.
  • Armónica cromática: Matthias Broede
  • Big Band de Terrassa: Especial Terry Gibbs (Geni Barry, vibráfono)”

17

Figura 714.- Geni Barry (vibráfono) actuando con la Big band de Terrassa

El mes pasado, el 25 de agosto de 2015, estuve tocando en Jamboree cerrando el Festival de Jazz “Más y Más”. En esta ocasión hice exclusivamente la música jazzística de Henry Mancini que es poco conocida y, por eso, tuve muy buenas críticas en el periódico “La Vanguardia”, que me dedicó media página del centro.

Pienso que el jazz en España aún le queda terreno que ganar y está bien considerado. No obstante, hay varias ciudades españolas donde gusta mucho el jazz, como por ejemplo Bilbao, Valencia, Madrid o, indiscutiblemente, Barcelona. Lo que me molesta es que últimamente están ofertando en muchos festivales música jazz de muy baja calidad o muy comercial, posiblemente para llegar a más público.

Yo creo que el vibráfono llegó en primer lugar a los conservatorios de música, pero se utilizaba como un instrumento de efectos y no como un instrumento solista.

Actualmente hay muchos vibrafonistas que proceden de los estudios clásicos de percusión y que tocan muy bien, pero en mi opinión les falta lenguaje jazzístico.       

En estos momentos soy profesor de vibráfono, armonía y combo en la Escuela Superior de Música “Jam Session” de Barcelona, a la que le han concedido el Grado Superior de Música. Mi tarea en esta escuela es preparar a los alumnos para que se puedan examinar en “Trinity College London”, que es el equivalente en Europa de la Berklee de Estados Unidos, para la licenciatura y diplomatura musical”.